El primer paso

Empiezo hoy, en pleno confinamiento, a publicar en este blog los testimonios que componen Todo es verdad, mi último libro, que salió en papel poco antes de la debacle. Fue publicado por Sílex, posiblemente la mejor editorial del mundo. Podéis comprarlo aquí.

PRÓLOGO

Contar la verdad alivia y leerla reconforta. Ayuda a seguir avanzando porque el lector encuentra a personas como él, como ella, que hallan palabras para describir su ánimo, para definir aquello que siente pero no puede verbalizar. Por su­puesto, no existe una verdad única, pero cada uno debe creer en la suya. Si no lo hace acaba abrazando la versión de los demás, la que menos le conviene.

Los protagonistas de estas historias son personas de carne y hueso. Reales como tú y como yo. Frente a una grabadora, en el bar de un hotel, en un café o en un restaurante me han hablado de los momentos más importantes de sus vidas. De su heroísmo, su dolor, su ironía, sus alegrías y sus tristezas. Después he transcrito lo grabado y he convertido las palabras en historias.

No es un libro generoso, aunque pudiera parecerlo. Nece­sitaba ver el dolor y la pelea de los demás, que me sirviera de catarsis. Este libro me ha ayudado a escapar de mí contemplando al otro. Me he acercado a la capacidad de supervivencia que solo poseen el hombre y la mujer, a lo exclusivamente humano. A ese escupir sangre y seguir caminando. Es una aproximación a los supervivientes. Solo ellos pueden hablar y acercarse a lo que sintieron quienes no vivieron para contarlo.

 

Todo es verdad también me ha enseñado que tras cada persona hay una historia. Siempre debes respetar a quien te encuentras por la calle, sea quien sea, porque no tienes ni idea de lo que se esconde tras su rostro.

Este libro enseña a salir o a no entrar en peleas que puedes perder. También enseña a defenderse porque, en 2020, si no te defiendes tú no te defenderá nadie. Tal vez tampoco antes. Siempre idealizamos el pasado.

Además, este libro difumina la distancia entre narración y verdad. Todas las historias que aquí aparecen son reales. Algunas son mejores que muchos relatos. De hecho, he buscado una estrategia narrativa en el orden de las voces. Se unen, como decía, literatura y crónica. Supone una forma distinta de narrar: el trabajo con material real, con fragmentos de vida que son tratados como material de ficción.

En estas páginas aparece lo mejor del ser humano, aquello que hace que nos levantemos cada día con esperanza. Disfrutad.